En 2013, luego de una década de formación en literatura y trabajo en edición, el escritor y editor Sebastian Ocampos fundó RevistaY.com, literaria, digital, gratuita, con un consejo que en parte se mantiene hasta ahora: Maybell Lebron (Premio Nacional de Literatura 2015) y Rogelio Vallejo (Fellow of the Higher Education Academy de Gran Bretaña).

En una década de trabajo, ha publicado a autores incipientes y consagrados de diversos países: Paraguay, Uruguay, Argentina, Brasil, Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, México, Cuba, Rca. Dominicana, España, Francia, Inglaterra… Algunos: Augusto Roa Bastos, Mempo Giardinelli, Sergio Ramírez, Gabriela Wiener, Gabriela Alemán, Guido Rodríguez Alcalá, Gilberto Ramírez Santacruz, Esteban Bedoya, entre muchos otros.

Además, ha organizado actividades como las charlas abiertas al público con Mempo Giardinelli en la Libroferia Asunción 2015, con Julio Villanueva Chang en la Feria Internacional del Libro de Asunción 2016 y con Eliezer Budasoff en el Centro Cultural Juan de Salazar en 2016. También formó parte de la charla con Gabriela Alemán en la Feria Internacional del Libro de Asunción 2018.

En 2014, cuando Revista Y se propuso publicar una colección impresa de antologías monotemáticas, nació el sello Editorial Y. Desde entonces, ha publicado los siguientes libros de cuentos, relatos, crónicas, poemas y ensayos: Pelota jára. Cuentos de fútbol, Lascivia textual. Cuentos eróticos (coeditado con la editorial argentina Punto de Encuentro), Espontaneidad de Sebastian Ocampos, Eclosión. Antología de cuentos, El viaje por el Paraguay de 1872 de M. L. Forgues, Surgente. Relatos guaireños, Diálogos con nuestro amigo Caracol de Ricardo Franco Lanceta, Paraguay cuenta. Cinco siglos en cuarenta ficciones, Poemas europeos en castellano, guaraní, toba qom y manjui, y Espontaneidad renovado. Actualmente está en proceso de edición Claroscuro. Cuentos y ensayos sobre la transición a la democracia.

Editorial Y ha estado presente en diversas actividades relacionadas al libro, a nivel local y regional, como las ferias del libro de Asunción y otras ciudades del Paraguay y la Argentina, el Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura en 2015 y 2019, la FIL Guadalajara 2015 (por cortesía de la editorial Punto de Encuentro) y la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2016 (gracias a la invitación de Cospel que integró a Editorial Y como parte del proyecto regional).

En enero de 2021, luego de años de diversos encuentros con autores internacionales, fundó el club de lectura Libroclub Y, abierto y gratuito, para leer un libro al mes y charlar, en una cita virtual, con los/as autores/as. Hasta ahora, se ha reunido escritores como Sergio Ramírez, Leonardo Padura, Guillermo Arriaga, Luisa Valenzuela, Laura Freixas, Liliana Colanzi, Daniel Salinas Basave. En el siguiente enlace puede leerse una charla completa con uno de los primeros invitados: Una derrota esperanzadora.  

De vuelta a 2013, en el primer semestre, fundó el Taller de Escritura Semiomnisciente (TES), anual, para reunir a diversas personas animadas por el deseo de compartir experiencias y de enfrentar entre colegas los problemas de la creación literaria que en la soledad no habían logrado resolver. El resultado, luego de nueve años de taller en distintos lugares: Espacio Alternativo Ciudad Vieja, Centro Cultural Juan de Salazar, Biblioteca Nacional, virtual en los últimos años, ha sido la formación de lectores-narradores competentes publicados local y regionalmente, muchos premiados en concursos literarios.

A fines de 2021, con equipo renovado, ha nacido Proyecto Y para reunir la revista literaria, la editorial de libros, el club de lectura y el taller de escritura bajo el mismo nombre: Y, todos interrelacionados entre sí para cumplir los objetivos de fomentar la lectura y la escritura literarias en el Paraguay, y de vincular culturalmente al país con el mundo.  

 

Sobre Y (fundamento original de 2013)

La identidad se encuentra en el nombre. ¿Y cómo llamar a una revista literaria nacida en el Paraguay que busca abrirse paso en el mundo, formando parte de la rutina de los lectores hispanohablantes? La respuesta a esta interrogante como a muchas otras se encuentra en la Grecia de más de dos milenios atrás.

La historia nos cuenta que la letra «y» proviene de la griega ypsilon, cuyos brazos representaban el camino fácil y el difícil para los pitagóricos. Luego la «y» pasó a los romanos (creadores de nuestro alfabeto) con el nombre de «y griega» para transcribir palabras de origen griego en las que se hallaba presente. De ahí al castellano, con la pronunciación de «i». Del imperio español llegó a América el 12 octubre de 1492, según una transcripción de Bartolomé de las Casas, en uno de los dos estandartes con las iniciales de los reyes católicos Fernando e Ysabel.

 En castellano, la vida vocal de la «y» fue hecha a un lado formalmente en 1726, cuando la Real Academia Española separó los usos de las íes (latinas) y las yes (íes griegas), decidiendo que sólo la i se usase como vocal. En el Paraguay, en cambio, esa letra se convirtió en el signo de la vocal madre del idioma guaraní. Gran parte de la cultura indígena nace de la «y», agua, tal como el origen de la vida misma.

En 2010, las academias de la lengua castellana acordaron que la «y» también se llamase «ye» en la nueva Ortografía, de acuerdo a la propuesta de que cada letra tuviese un solo nombre. Sin embargo, no fue más que una recomendación peleada por la Academia Mexicana, país de 104 millones de castellanohablantes donde se olvidaron de que esta letra mantiene un apellido de origen antiguo.  

La «y» se extendió a casi todos los idiomas. En Francia, la primera mujer en formar parte de la Academia Francesa votó a favor de su existencia: Marguerite Crayencour cambió su apellido por el anagrama Yourcenar, en sus propias palabras, «por el placer de la y griega».

La identidad se encuentra en el nombre. Esta revista literaria no podría tener otro nombre más que Y, pues así como Paraguay significa, según una etimología, «río que origina el mar», buscamos que este medio digital sea el origen de una literatura que se abra al mundo para que el mundo nos conozca mejor.