cerrar [x]

Lazos y conciencias entre poemas europeos y lenguas indígenas

Bastaría que uno de estos «Poemas europeos. En castellano, guaraní, toba qom y manjui» consiguiera atraer la atención y, particularmente, la curiosidad de alguna persona, llevándola a interesarse en la existencia y la situación de los pueblos indígenas del Paraguay, para que el esfuerzo de este proyecto estuviese más que justificado.

 

Cuando se trata de traducir ⸺aquí no excluyo la interpretación⸺, se necesita tener en cuenta una infinidad de elementos fundamentales, así como también detalles que parecen a primera vista irrelevantes. He leído las peores traducciones que he encontrado en catálogos de exhibiciones de arte, publicados por instituciones culturales, donde han encargado la traducción de los textos al sobrino o la sobrina del director o el curador, ya que, habiendo estudiado por algún tiempo inglés o francés, sea en EE. UU., Inglaterra o Francia, «habla muy bien» la lengua de uno de esos países.

Esto no se debe solamente al nepotismo, los enchufes o el deseo de ahorrar dinero para evitar el pago de honorarios a profesionales, sino fundamentalmente a una crasa ignorancia y falta de sensibilidad sobre lo que requiere una fidedigna o al menos competente traducción. Y en el caso de la traducción de poemas, se añaden muchos más elementos, extremadamente delicados y a veces hasta difíciles de definir.

Por fortuna, en este valioso ejemplar de Poemas europeos. En castellano, guaraní, toba qom y manjui, contamos con la presentación de Sebastian Ocampos y el prólogo de Gloria Scappini. Este último, en particular, porque nos permite vislumbrar las enormes y complicadas dificultades que se encuentran al intentar traducir un mundo de conceptos, referencias, sentimientos, tragedias o celebraciones destilados en forma de poema. Cuando se añade que la intención es llevar todos esos elementos que fueron expresados en un idioma que responde a una miríada de exigencias y necesidades a otro ⸺tan complejo y riguroso como el original⸺, se pueden entender los riesgos y los tropiezos que se deben enfrentar al traducir.

Es más, ¿es verdaderamente posible representar, transmitir, hacer sentir la misma felicidad, tristeza o angustia de alguien de otras latitudes, culturas y experiencias de una realidad distinta? ¿Se pueden comunicar efectivamente esos sentimientos y emociones  expresados en una lengua a alguien que ⸺aunque sienta igualmente felicidad, tristeza, dolor o angustia⸺ las expresa en una lengua y un modo diferentes? Para mí la respuesta es que sí, es posible. Si no lo fuera, las grandes obras literarias que ejercen tanta influencia no serían efectivas. Lo necesario, para lograr su objetivo, es que el traductor tenga a su disposición no solamente las herramientas dadas por el estudio, la investigación y la técnica, quiero decir la ciencia de traducir, sino además un profundo interés, una sensibilidad y hasta una pasión por lo que se expresa en la lengua original del texto. Siendo imposible olvidar que este ejercicio también requiere una gran capacidad y facilidad lingüística en la lengua de destino.

Recuerdo que invité a hablar a la escritora Merryn Williams a una Semana Cultural (acto anual que organizaba en la Universidad de Bristol) sobre su traducción al inglés de los poemas de García Lorca (publicados por Blodaxe Books en 1992, con el título Selected Poems, y que incluían la primera traducción de los Poemas del amor oscuro a esa lengua). Este volumen de poemas de Lorca en inglés está considerado como uno de los mejores, así que, con gran sorpresa de algunos académicos, Merryn expuso ideas radicales con respecto a la capacidad que pueda tener un traductor de hablar «como un nativo» el idioma que ha de traducirse. Particularmente en el caso de un poeta como Lorca, en el que los sonidos de las palabras cuentan para representar tantas cosas, tantas emociones, tanta música. De cualquier manera, leyendo la traducción de Merryn Williams es evidente que su logro no es solamente debido a su profesionalidad como traductora, sino también al hecho de que ella es poeta y de que su pronunciación idiosincrática del castellano no es un detrimento en la prosecución y el logro de sus objetivos.

En este volumen tenemos presente todas esas consideraciones, verdades y dificultades que son parte del ejercicio de traducir. Lamento que mi conocimiento de varias de esas lenguas representadas, tanto en los textos originales como en los textos traducidos, no me permita gozar enteramente de esta aventura. Claro, me hubiera gustado poder oír el sonido de esos poemas tanto en los idiomas originales que no conozco, como en el de los versos de algunos de los idiomas traducidos. ¿Quizá se pueda agregar un CD?

No puedo dejar de mencionar la importancia de algunos de los objetivos, quizá los más importantes de esta ejemplar compilación de poemas: uno, llamar la atención y hacer conocer esas lenguas desconocidas o ignoradas que ⸺debido a la brutalidad de nuestros ideales imperialistas, a nuestro convencimiento de ser mejores que otros, a nuestro fanatismo o patrioterismo, a nuestra codicia, a esa capacidad que tenemos de olvidar nuestra cualidad de seres humanos⸺ se encuentran al borde de la extinción. Otro, bastaría que uno de estos poemas consiguiera atraer la atención y, particularmente, la curiosidad de una persona, llevándola a interesarse en la existencia y la situación de esas gentes, para que el esfuerzo y el costo de este proyecto estuviese más que justificado.

No puedo decirlo mejor que uno de los personajes de Guillermo Arriaga en Salvar el fuego (obra explorada con el autor el mes de mayo en Libroclub Y), cuando habla de pueblos que están «condenados a la invisibilidad», no por haber sido víctimas del horror de un genocidio rápido y tajante, sino porque aún hoy son sujetos de un genocidio lento, insidioso y continuo.

 

Nota de edición: el libro puede descargarse gratuitamente en este enlace: http://revistay.com/poemas-europeos/

 

¿Te gustó la nota?
  • ¡SÍ! 
  • MÁS O MENOS 
  • NO 
1

Aún sin comentarios.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *