cerrar [x]

Juego de voces de Sara Karlik

«El arca de Babel» de Sara Karlik reúne veintinueve cuentos y relatos en distintas situaciones y perspectivas, con personajes expuestos a lo más o menos cotidiano, trasladados desde el interior hasta lo inverosímil, en un viaje surrealista cuyo límite es la imaginación de la autora.

 

Encontramos la idea central del libro en el título. Por un lado, el arca como lugar, posible de relacionar con uno de los temas de Luisa Valenzuela en la novela El Mañana: el barco es un medio de transporte sobre una superficie maleable, anárquica, donde algunas condiciones permiten y otras impiden llegar a destino. El arca es así una figura vinculada a la vida y a sus incertezas: no tenemos poder sobre el agua, ni sobre el barco mismo… A veces, tampoco sobre nuestras emociones. Los personajes de Sara Karlik viven circunstancias tan variadas como contradictorias, pero en muchos casos deciden dejarse llevar y caer en tentaciones.

Por otro lado, esa arca de Babel contiene numerosas voces que susurran, hablan y gritan lo que ven y sienten: mujeres solteras, hombres de familia, parejas en crisis, escritores ensimismados, charlatanes derrotados… A partir de la variedad, la autora plantea miradas, técnicas, ideas cuya búsqueda es narrar fielmente las emociones de cada quien.

Karlik exhibe una prosa cuidada y dominio del lenguaje y de los tiempos narrativos. Pero no todos los cuentos son fáciles de entender. Por momentos, el deseo de la autora de transmitir sensaciones y reflexiones desafía la atención del lector, quien, si no posee el hábito de la lectura, puede perder fácilmente el hilo de la historia.

Otra característica común en los cuentos es el punto de partida cotidiano: un viaje en avión, un paseo nocturno, una vida familiar apacible, una ida al teatro… A partir de momentos que cualquiera podría vivir, los personajes son llevados al límite de las emociones y la razón, forzándolos a enfrentar la decisión con el miedo. El resultado es el encuentro con seres paranoicos o aliviados, resignados o llenos de esperanza.

En «Neblina, pura neblina» y «El espíritu de Roque Paniagua» encontramos amistad y familia, surcados por el drama que nos remonta a la tradición cuentística latinoamericana. El ensimismamiento, hasta el monólogo, podemos leerlos en «Presión atmosférica» y «El cuento del tío». Sus relatos eróticos son muy interesantes: «Sexo virtual», «Psicodrama» y «Anorexia sexual», donde lo sensual es narrado con habilidad. El deseo y el ardor son explícitos, aunque el acto sexual como tal no. ¿Pudor o estilo? Es una de las preguntas válidas que surgen después del punto final.

Leemos los efectos de la conquista y la derrota cultural en «Gritos» y «El trueno entre las piernas». Para los entusiastas del oficio literario, hay tres relatos con los que identificarse: «Enfermedad de fronteras», «Él como lector» y «La herencia». Karlik presenta algunas de sus más elaboradas reflexiones en torno del oficio de la escritura, los límites entre el lector, el escritor y el personaje, así como para quién se escribe, y en definitiva cuál es el valor de la literatura.

Quizás los cuentos más logrados sean los introspectivos y reflexivos. En ellos, la autora despliega su prosa lúdica, por momentos imbricada, que cruza los límites del tiempo y el espacio, de lo realista o lo inverosímil. El cuento como espacio de lo posible es un concepto que Karlik transforma en premisa para introducirnos a nuevas miradas, a mundos ajenos, porque nos son inaccesibles o porque no existían antes de que los leyéramos.

La ambición de la autora, en algunos casos lograda con creces, es presentar todas las visiones posibles y las técnicas para narrarlas. Para ello, se valió de un juego de voces: soy un/a protagonista o testigo que observa e imagina tal o cual situación. Y si uno juega bien, animado para la experimentación y con conocimiento de lo humano, los resultados pueden ser sorprendentes. Aunque para algunos, quizá también para Sara Karlik, el valor del juego no está en el resultado sino en la irrenunciable voluntad de disfrutarlo.

¿Te gustó la nota?
  • ¡SÍ! 
  • MÁS O MENOS 
  • NO 
3
2 Comentarios
  • Fernando Pereira
    julio 24, 2021

    «Y si uno juega bien, animado para la experimentación y con conocimiento de lo humano, los resultados pueden ser sorprendentes» Che gustá ko descripción.

  • Isidro Britez
    julio 19, 2021

    Excelente reseña

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *