cerrar [x]

Ecos de una visión honrada

Resonancias: pensamiento latinoamericano, editado por Jhoel D. Esquivel, Jorge Contrera y Silvio Benitez, es un trabajo que compila entrevistas a intelectuales e investigadores nacionales y regionales sobre diversos temas cuya unidad está basada en la necesidad de situarnos en el presente de la ciencia, la filosofía y el conocimiento del Paraguay.

 

Los campos del saber tratados pendulan entre la literatura y la historia, la sociología y la antropología, la filosofía y la investigación científica. En la primera entrevista, Ticio Escobar analiza Yo el Supremo de Augusto Roa Bastos, en el que el poder, a través de la literatura, se enfrenta a la historia. En la siguiente, Elías José Palti señala la «cuestión nacional» como una construcción discursiva de las élites para darse una identidad y legitimarse ante sus pueblos. Juan Andrés Cardozo describe el presente de la academia y su incidencia ―o falta de― en el debate nacional.

Miguel H. López hace un recuento del libro En los sótanos de los generales, el cual recopila datos, reportajes y ensaya sobre el Operativo Cóndor de las dictaduras suramericanas del siglo XX. Específicamente, López resalta el valor de los denominados Archivos del Terror como fuente y testimonio de los crímenes cometidos durante el stronismo.

Osvaldo Gómez Lezcano, a su vez, se refiere al trabajo en el libro Idearium: filosofía política en Paraguay, que reúne ensayos sobre el surgimiento y el desarrollo del pensamiento feminista, liberal, nacionalista, comunista y anarquista en el Paraguay. Contrariamente a la tesis de que nuestro país es un «cementerio de las ideas», Lezcano señala que el debate ideológico está presente desde finales del siglo XIX y su desarrollo tuvo incidencia en la formación identitaria de varios partidos y movimientos políticos hoy existentes.

Victoria Taboada Gómez habla de la violencia en nuestra sociedad y de la importancia de las ciencias sociales para identificar y actuar contra ella. Una de sus manifestaciones es el establecimiento de epítetos como el de «legionario», cuya construcción y uso es analizado por Claudio Fuentes.

La literatura vuelve a escena con la entrevista a Aníbal Barreto Monzón, en la que habla de sus inicios, su obra como narración crítica de la política nacional y las impresiones sobre su importancia para comprender mejor nuestro pasado y presente.

Eduardo Restrepo, académico colombiano, ensaya sobre la tarea de un enfoque antropológico crítico, desde la perspectiva de los pueblos dominados como sujetos históricos más que como objetos de estudio por parte de visiones científicas colonialistas.

Gloria Scapinni, etnóloga, desarrolla la cuestión de las relaciones interétnicas, las que consisten en las históricas políticas de exterminio, desplazamiento y exclusión. Resulta importante su observación respecto al contraste que hay entre el discurso esencialista-patriótico («la raza guaraní», «la garra guaraní») y la realidad ignominiosa y lacerante.

El vínculo entre discurso y práctica para la emancipación, para el desarrollo del pensamiento latinoamericano con un horizonte donde prima la ética y la horizontalidad es estudiado y respondido por el filósofo mexicano Mario Magallón Anaya. Sobre esto también habla Orlando Lima Rocha, con conceptos que recuerdan a Enrique Dussel pero que, además, busca situar la construcción de un pensamiento paraguayo en el gran fresco de la identidad latinoamericana.

Enfocándose de nuevo en nuestro país, Eduardo Quintana expone la situación de la investigación y el pensamiento científico, así como las causas del atraso paraguayo respecto de otras naciones. Resalta los espacios como el Conacyt y el creciente interés de distintos sectores de la sociedad en el conocimiento basado en la evidencia, el análisis y el debate fundado y tolerante.

Juan Marcos González García contesta preguntas sobre su investigación de la última ejecución de pena de muerte registrada: el caso Gastón Gadín. Así mismo, reflexiona sobre la efectividad ―sin olvidar el argumento del valor de la vida humana― de las ejecuciones en la prevención de crímenes y delitos, teniendo en cuenta un presente donde mucha gente dice estar a favor de las mismas.

Algunas de las más interesantes herramientas conceptuales para el análisis de casos históricos las brindó Michel Foucault, cuya influencia inspiró el libro Paraguay desde la perspectiva de Michel Foucault, comentado por Javier Numan Caballero Merlo. Por ejemplo, el hecho de que el idioma guaraní haya sido expresamente prohibido tiene como fundamento mecanismos de clase y poder, una suerte de microfísica foucaultiana, presentada por Miguel Ángel Verón.

El feminismo es una teoría compleja y fascinante, y su análisis de nuestras costumbres, las oportunidades y la violencia sistemática contra las mujeres son los principales puntos en el debate público que, entre otros, son señalados y desarrollados por Teresa del Pilar Ríos. Otra mujer, en este caso Lorena Soler, ensaya sobre una fuente de desigualdades y violencia más específica de los paraguayos: el stronismo y el establecimiento de un discurso/pensamiento autoritario transversal a la clase, género y rol social.

Resulta notable que un discurso que anula el debate sea posterior a lo que se conoce como el novecentismo paraguayo, referida por Cristian Andino como una de las épocas de mayor producción intelectual. Y pensando la misma desde sus bases (el acceso a la educación formal), David Velázquez la conecta con el autoritarismo que produjo, justamente, al stronismo como visión paraguaya del mundo.

Las visiones o las maneras de concebir la realidad están sostenidas por los imaginarios, según el profesor Roberto Céspedes Rufinelli. Algunos elementos visibles de los mismos, como los nombres de las calles, los personajes en los billetes y las monedas y los feriados nacionales son estudiados y referenciados como importantes para comprender las ideas fuerza instaladas en nuestra sociedad. La imaginación es una construcción histórica que obedece a uno o varios motivos, a intereses y proyectos políticos, lo cual es también señalado por Sergio Cáceres. Otro filósofo, José Manuel Silvero, comenta sobre su experiencia en el extranjero, así como la importancia de la búsqueda y el desarrollo de una filosofía por y para paraguayos.

Finalmente, Hérib Caballero Campos reseña el debate de ideas políticas, la aparente disociación entre política e intelectualidad al día de hoy, así como los efectos que tuvo la clausura del debate en las universidades. Además, apunta como valorable y positivo el trabajo de jóvenes historiadores en temas relacionados a las clases subalternas y a la revisión de la historia oficial que, como si fuera una película hollywoodense, tiene buenos y malos, puros y abominables.

A pesar de la señalada y evidente diversidad, el hilo conductor del libro resulta claro y en cada entrevista es palpable el cumplimiento de la misión de un pensador. Esto hubiera sido más difícil si las preguntas de los editores no hubieran sido las acertadas y si los temas escogidos llevasen una relevancia implícita para el Paraguay de hoy. Es posible que algunas entrevistas no sean de fácil lectura para quien no esté particularmente interiorizado en alguna disciplina. Pero, en general, el diálogo es ameno, el lenguaje es directo y los conceptos se encuentran expuestos con claridad.

Cabe preguntarse, antes de concluir, si un libro como este representa un aporte significativo donde hay un altísimo analfabetismo funcional. ¿Para qué sirven las entrevistas a los intelectuales en el Paraguay?

En uno de los ensayos de Contra la censura, John Maxwell Coetzee apunta: «En su etimología, “teoría” tiene relación con la acción de ver». También, en uno de sus artículos, Noam Chomsky cierra su reflexión sobre los intelectuales diciendo: «… Qué maravillosa es la capacidad de poder ver lo que se tiene justo delante y tener simplemente la honradez de contarlo tal como es”.

En Resonancias… encontramos la visión y la honradez, la razón y la voluntad que nos permite analizar, debatir, demoler… Son ecos que, de boca en boca, aunque sea de a poco, permiten que imaginemos el país que deseamos ver y que, ojalá, alguna vez sea realidad.

¿Te gustó la nota?
  • ¡SÍ! 
  • MÁS O MENOS 
  • NO 
0

Aún sin comentarios.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *