cerrar [x]

Puerto Milagro, de Celso Ávalos Ocampos

por
Puerto Milagro, semblanza literaria de la insurrección popular de 1947. Editorial Arandurã. Asunción, marzo de 2001. 228 páginas.

PuertoMilagro_AvalosOcampos

La verdad de un luchador

Celso Avalos Ocampos, dirigente obrero ferroviario y participante activo en muchos de los acontecimientos de aquel significativo año, nos cuenta sus experiencias e impresiones. Un importante aporte que se suma a los que ya nos han dado otros participantes de la insurrección. El de él es el de un proletario, el de un hombre de pueblo, que luchó con todo denuedo por la victoria del movimiento y que se sintió hondamente afectado por su derrota. Y lo hace sin cortapisas ni rodeos, tal como se produjeron los acontecimientos.

Por lo anteriormente señalado es que el escrito de avalos Ocampos, sin acentuadas pretensiones estilísticas pero directo como un puñetazo, impresiona y cautiva, porque es la verdad de un luchador: verdad de transparencia aglutinada, que intuye que la derrota momentánea es el inicio de la victoria definitiva de todo el pueblo.

Asunción, 10 de marzo de 1991.

Luis María Martínez

Puerto Milagro, la historia que faltaba

Es importante destacar que a Avalos Ocampos le cupo participar en aquella revolución siendo dirigente del gremio ferroviario y destacado cuadro juvenil del movimiento revolucionario. Estas facetas del autor, además de ser un infatigable estudioso de nuestra realidad histórica, política y cultural, hacen de Puerto Milagro una versión indispensable para la mejor comprensión de aquella trágica guerra civil que desangró a nuestro país. Así también merece destacar que Avalos Ocampos posee auténtica vocación poética, y obra en manos de quien escribe estas líneas cuantiosos poemas inéditos reunidos bajo el título de Hojas al viento, cuyos contenidos hablan de un espíritu combativo, y sus formas, de un estilo decantado por la madurez de su escritura.

No obstante, Puerto Milagro también padece, aunque en mucho mayor grado que los otros trabajos de carácter testimonial, la falta de una profunda autocrítica de los revolucionarios que echaron a perder una oportunidad histórica que nos hubiera dejado  mucho más cerca de la liberación. Porque la revolución contaba con el apoyo casi total de los sectores obreros, estudiantiles y campesinos. Prácticamente, estaba todo el pueblo en insurrección y la vacilación ante la toma del gobierno hizo que la dictadura de Morinigo, además de recibir apoyo militar de Perón en ese ínterin, volcara el descontento popular demagógicamente contra la Revolución.

Pero Puerto Milagro de Celso Avalos Ocampos, tiene anclados en su muelle varios elementos de inamovible veracidad histórica. Además de describir detallada y atractivamente los vaivenes cotidianos de la actividad revolucionaria —en los días previos, durante y posteriores a la Revolución—; trae transcripciones de abundantes documentos históricos y profusos diálogos entre sus personajes, con fines indisimuladamente didácticos. Sin embargo, todos los aspectos barajados someramente sobre este trabajo confluyen en un feliz resultado, que hace que la lectura de Puerto Milagro se vuelva imprescindible para todos los que luchan y sueñan ver liberado al Paraguay.

Diciembre de 1991.

Gilberto Ramírez Santacruz

Breves palabras del autor

Nuestra intención es reflejar en esta obra una realidad que es mucho mayor y compleja de lo que reseñamos aquí, pero que al final, gira en torno a un curso histórico que se desplaza hacia adelante. Si hoy no tenemos la fuerza necesaria para acompañarlo, es obligatorio reorganizar, reforzar y reestudiar nuestro plan de influencia y decisión sobre ese curso sin depender de nuestra voluntad.

La insurrección popular del 47 fue una realidad y una reacción justa del pueblo contra las maquinaciones de sus enemigos, quienes no representaban sus intereses. Dentro del panorama político en que están maduras las condiciones objetivas y subdesarrolladas las condiciones subjetivas, es lógico el esfuerzo ideológico que se debe hacer para volver realidad la revolución.

Tal vez dos factores pesaron más que otros, para que la situación no se volcara a favor del pueblo combatiente: 1) la falta de alianza entre los trabajadores de la ciudad y del campo; y 2) el cerco de regímenes reaccionarios alentados y amoldados ya al nuevo espíritu de la «guerra fría».

Por la intensidad de la lucha y el volumen de sus bajas, requiere analizar las causas que insistentemente provocan estos enfrentamientos sangrientos entre hijos de un mismo país, y también prever el rumbo del proceso ulterior para evitar innecesarias repeticiones.

Y tal cual, como es dura la lucha, es duro y concreto el lenguaje de los personajes que luchan contra reloj por crear unidad de criterio y acción en torno a una ideología que para ellos es la guía adecuada para la victoria.

Si por la brevedad, esta obra no puede llenar las ansiedades del lector, al menos podría servir de guía para rastrear más datos históricos y clarificar con más exactitud el pasado y presente de nuestros problemas con proyección hacia el porvenir.

Celso Avalos Ocampos

¿Cómo comprar el libro? Escribe a arandura@hotmail.com.

¿Te gustó la nota?
  • NO 
  • MÁS O MENOS 
  • ¡SÍ! 
0

Aún sin comentarios.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *