cerrar [x]

Nueva narrativa paraguaya, espejo de la diversidad

Este conjunto de cuentos de veintidós autores jóvenes refleja la diversidad humana y cultural, una diversidad de sentires y miradas, inevitables en una sociedad fragmentada, con una identidad difusa y perdida, como la nuestra.

Tapa (fragmento inferior) de la antología Nueva narrativa paraguaya.

Tapa (fragmento inferior) de la antología Nueva narrativa paraguaya.

Con el título Nueva narrativa paraguaya se ha presentado recientemente un volumen preparado por Editorial Arandurã, que reúne cuentos de veintidós autores jóvenes, algunos de los cuales tienen nombres y caminos ya reconocidos, junto a otros que se van perfilando con rasgos destacables en el ámbito literario local. Me tocó hablar del libro en una de las presentaciones realizadas y repito aquí aproximadamente lo que dije en esa ocasión:  

Se viene insistiendo mucho en los últimos tiempos sobre la emergencia de la literatura urbana en nuestro país —entendiendo esta denominación como la que alude a una temática de ciudad—, como una corriente que se va tornando predominante. Yo me permito expresar que siempre he tenido temor a los encasillamientos y si este libro puede tomarse como una muestra representativa de lo que se está escribiendo actualmente en nuestro medio, el mismo confirma la sospecha de que hay mucho más que temática urbana.

El libro que nos toca presentar trasciende otros posibles encasillamientos, por su temática, sus enfoques y sus lenguajes, que muestran una gran diversidad. Aquí hay mucho más que literatura urbana.  

Pero tampoco queremos desmerecer este terreno, y asumiendo esta lente encontramos algunos cuentos anclados en ambientes y personajes típicos de las ciudades actuales, historias que hablan de atomización social y degradación humana, de incomunicación y soledad del individuo, cuyas angustias se ahogan en una maraña de calles y diálogos desencontrados.  

Ampliando la lente con la misma lectura, podemos hablar de una temática humana variada, que se centra en lo local pero va más allá del terreno mencionado y se abre hacia contextos y ángulos diferentes como los que sugiere la historia reciente y no tan reciente, así como la problemática social del país. Así aparecen historias ambientadas en los tiempos de la guerra o de la dictadura, historias enmarcadas en las luchas campesinas y mucho más, surcos que evidentemente, no se han agotado y dan mucho que decir todavía.  

En síntesis, en este libro se reúnen historias que tienen contextos y enfoques muy diversos, desde algunas que pueden tomarse como reflexiones sobre la vida y la muerte; otras que reflejan la corrupción y diversas lacras individuales y sociales; historias de realidades ocultas y de misterio; búsquedas de la identidad perdida; el amor —otro tema que está comprobado: sigue y seguirá siendo válido—, planteado aquí como utopía, como mito… Y un relato que nos plantea como al pasar, algo digno de ser analizado, hablando de literatura: la «salvación por la narración».

En muchos de estos cuentos encontramos los ingredientes comunes de la atomización social, la incomunicación y la soledad, los cuales se expresan con lenguajes igualmente variados, que van desde el más descontaminado y ortodoxo, hasta el que asume las mezclas y acentos populares de diferentes sectores. Hay que destacar que con diferentes gradaciones, los matices locales se pueden apreciar en todos.  

Estos autores cultivan diferentes técnicas narrativas, desde desarrollos lineales hasta juegos complejos de tiempos y personajes, historias paralelas, algún experimento de escritura automática y un manejo muy logrado de «lo no dicho», de lo que plantea un rol activo del lector, en varios de estos cuentos.

¿Podemos intentar una visión global de este conjunto? Tal vez…  Porque al fin y al cabo, este conjunto de historias refleja la diversidad humana y cultural, una diversidad de sentires y miradas, inevitables en una sociedad fragmentada, con una identidad difusa y perdida, como la nuestra…, que todavía intenta rescatar algunos rasgos singulares, irrenunciables.

Se habla mucho en estos días del concepto de lo fronterizo, aplicado especialmente a lo lingüístico y lo literario. Pensándolo bien, tal vez todo es fronterizo hoy en día, porque ya no es no es necesario ubicar alguna historia o situación  en contextos como el de las emblemáticas Tres Fronteras. En cualquier esquina o lugar de nuestro aquí y ahora se puede disfrutar o sufrir de la caótica mescolanza cultural que nos ahoga.  Estos cuentos reflejan de algún modo la Babel en que estamos irremediablemente sumidos. Con alguna espina inquietante: la posibilidad de una memoria humana inútil frente a la muerte de las civilizaciones, las culturas y las lenguas.

Más que suficiente para acercarse a la lectura de estos textos.

¿Te gustó la nota?
  • NO 
  • MÁS O MENOS 
  • ¡SÍ! 
0

Aún sin comentarios.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *