cerrar [x]

Los sicarios, de Jorge Rolón Luna

por
Los sicarios. Ediciones Del Perro. Asunción, Paraguay, marzo de 2012. 144 páginas.

Lossicarios_JorgeRolonLuna

Rolón Luna, en catorce cuentos, llena el espacio de la ficción de vecinos solitarios,  husmeadores de  basurales, putas que misteriosamente no cobran por un momento de placer en los taxis, escritores underground que proclaman que «el  Tercer Mundo ya perdió  para siempre»,  desmitificadores de lunes que huyen de sus esposas para tomar alcohol y contar hazañas sexuales, sicarios cuyo oficio  es desbancado por el destino, cínicas conversaciones austerianas entre un escritor y su creación. Es decir, las glorias y las miserias clasemedieras de un país, Paraguay, y una ciudad, Asunción, que no son nombrados nunca como tal, en un juego de máscaras, maquinado o no, que funciona  muy bien para lectores de cualquier lugar y tiempo, aunque evidentemente la franja temporal a que hacen alusión los relatos van desde principios de los 90   hasta la década que acaba de pasar.

¿Los relatos más logrados? Acerca  de la existencia del Diablo, por su sutil manejo del ritmo, de los diálogos que no suenan poco naturales como suele pasar en la narrativa paraguaya marcada por el bilingüismo; Noche de luna negra, por el querible personaje urdido; Los sicarios, por su aceitado mecanismo; y El  fracasado I, por hurgar con chispa en el siempre movedizo mundo del fútbol.

Blas Britez, periodista del diario Última Hora

Los sicarios andan entre nosotros, mezclándose como ciudadanos respetables y hasta líderes de la comunidad. Pero no andan solos. Hay todo un círculo dantesco que los rodea, como parásitos que se alimentan los unos de los otros. Jorge Rolón Luna nos los muestra en todo su «esplendor» en su libro Los sicarios.

A estos seres, Jorge Rolón Luna los denuncia, los expone, obligándonos a mirarlos y, de cierto modo, a mirarnos a nosotros mismos como sociedad. Y, al hacerlo, aunque no esté segura de que sea esa su intención, logra algo mucho más grande que sólo escribir un excelente libro de cuentos. Cumple el rol social del escritor: la literatura como factor de denuncia. Y de cambio. Porque el grano sólo se puede apretar cuando uno se mira al espejo.

Al inicio de la película Capote, su amigo y editor de The New Yorker, William Shawn, le recuerda al escritor por qué no llega a ser «grande», pues sus novelas son buenas, sarcásticas, pero le falta un elemento esencial: la compasión por sus personajes. Cuando Capote escribe A sangre fría, involucrándose de lleno en la historia y sus protagonistas, Shawn simplemente le concede «lo lograste, Truman». Todo el tiempo que leí Los sicarios, recordé esa escena. Los casi grotescos personajes de Jorge Rolón Luna no serían tan creíbles si el autor no hubiese establecido una relación personal con ellos, a través de la compasión.

Olga Dios, redactora de la revista Wild

¿Cómo comprar el libro? Escribe a direccion@delperroediciones.com.

¿Te gustó la nota?
  • ¡SÍ! 
  • MÁS O MENOS 
  • NO 
0

Aún sin comentarios.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *