Sobre Y

por

La identidad está en el nombre. ¿Y cómo llamar a una revista literaria nacida en Paraguay que busca abrirse paso en el mundo, formando parte de la rutina diaria o semanal o mensual de los lectores hispanohablantes? La respuesta a esta interrogante como a muchas otras se encuentra en la Grecia de más de dos milenios atrás.

La historia nos cuenta que la Y proviene de la letra griega ypsilon, cuyos brazos representaban el camino fácil y el difícil para los pitagóricos. Luego la Y pasó a los romanos (creadores de nuestro alfabeto) con el nombre de «Y griega» para transcribir palabras de origen griego en las que se hallaba presente. De ahí al castellano, con la pronunciación de «i». Y de España llegó a América el 12 octubre de 1492, según una transcripción que Bartolomé de las Casas realizó del diario del almirante, en uno de los dos estandartes, en los que figuraban las iniciales de los reyes católicos Fernando e Ysabel.

En castellano, la vida vocal de la Y fue hecha a un lado formalmente en 1726, cuando la Real Academia Española separó los usos de las íes (latinas) y las yes (íes griegas), decidiendo que sólo la i se usase como vocal. En el Paraguay, en cambio, esa letra se convirtió en el signo de la vocal madre del idioma guaraní. Gran parte de la cultura indígena nace de la Y, que por sí sola significa agua.

En 2010, las academias de la lengua castellana acordaron que la Y se llamase «ye» en la nueva Ortografía, de acuerdo a la propuesta de que cada letra tuviese un solo nombre. Sin embargo, no es más que una recomendación peleada por la Academia Mexicana, país de 104 millones de castellanohablantes en el que se la pronuncia de esa manera. 

La Y se extendió a casi todos los idiomas. En Francia, uno de los invaluables votos a favor de su existencia lo dio la primera mujer en formar parte de la Academia Francesa. Marguerite Crayencour cambió su apellido por el anagrama Yourcenar, en sus propias palabras, «por el placer de la y griega».

La identidad se encuentra en el nombre. Esta revista literaria no podría tener otro nombre más que Y, pues así como Paraguay significa, según una etimología, «río que origina el mar», buscamos que este medio digital sea el origen de una literatura de ficción y no ficción que se abra al mundo para que el mundo nos conozca mejor.  

0